Skip to content

Anahata, el chakra del corazón y la energía de la devoción

Entre nuestra cabeza, lo mental, y nuestros pies, lo corporal, encontramos el corazón, el hogar del alma.

En el corazón se unen el triángulo inferior y superior. Es un puente entre los otros dos centros de energía, el ombligo y el entrecejo y, a la vez, es un puente para trascender del sentido del ‘yo’ hacia el ‘nosotros’ y hacia un grado de consciencia más profundo. En otras palabras, es la unión de lo interno y externo, de lo físico y emocional con lo mental y espiritual, la unión entre la tierra y el cielo.

En el cuarto chakra toma forma el concepto del amor incondicional y la compasión. Un amor sin condiciones ni juicios. No necesitamos comprender para amar porque no es un amor racional, ni egoísta, no es un amor romántico, lleno de deseos y proyecciones, es simplemente amor y no hace distinciones. Una compasión que se traduce en reconocer al otro. Tu capacidad de amar y amarte a ti mismo/a. Actuar y hablar desde tu verdad pero con empatía, respeto y amabilidad. De esto trata el amor incondicional y la compasión. Por esta razón hablo de ‘la energía de la devoción’ en el título de esta publicación, porque habla de devoción o Bhakti, de Amor. Y aquí cada uno lo entenderá desde un significado religioso o laico. En realidad, da igual, ambos implican un sentimiento profundo de consideración, entrega, cuidado, cariño, ternura…

Quizá el Amor pueda ser tu religión. Puede ser eterno, puro, verdadero, compasivo, incondicional, transcendental, omnipresente, omnipotente… Puede estar en todo. Aunque no puedas controlar lo que sientes, sí puedes ser consciente de ello y colocar el amor en el centro para decidir y actuar desde allí.

En algunas culturas antiguas se creía que pensábamos desde el corazón y no desde el cerebro. Hoy en día hay estudios de neurocardiología que atribuyen inteligencia a este órgano. De hecho, contiene cerca de 40.000 neuronas y tiene todo un entramado de neurotransmisores. Se encarga de segregar hormonas que estimulan la liberación de oxitocina, una hormona producida en el cerebro que actúa en el sistema nervioso central modulando comportamientos sociales. El sistema cardiovascular es esencial para la homeostasis, regulando las funciones de nuestro organismo. Por esta razón, el corazón también es sinónimo de armonía y equilibrio, de neutralidad.

El científico Rollin McCarty del Instituto de HeartMath, publicó un estudio muy interesante acerca de la relación entre el cerebro y el corazón y el impacto de las emociones en el campo electromagnético de éste. Según los resultados, cultivar emociones positivas refuerza el sistema inmunológico y, por el contrario, las emociones negativas como el estrés, la angustia, la ira o la tristeza, alteran el sistema nervioso y repercuten en nuestra salud. De hecho, llevamos las manos hacia al corazón para calmarnos, como si el corazón fuera el lugar físico donde residen las emociones.

FICHA DEL CUARTO CHAKRA

  • Nombre: Anahata, conocido como el Chakra del Corazón
  • Significado: ileso, intacto
  • Órgano principal: corazón
  • Órganos de influencia: plexo nervioso cardíaco, sistema circulatorio, corazón, sistema inmunológico, timo, sistema respiratorio, pulmones, dorsales, diafragma, brazos, manos
  • Ubicación: en la zona del plexo cardíaco, en el centro del pecho, a la altura de los pezones
  • Color: verde, aunque también se le atribuye el color rosa
  • Representación: flor de loto de 12 pétalos
  • Yantra: intersección de dos triángulos que forman un hexágono o estrella de seis puntas
  • Bij Mantra: YAM

De acuerdo con la filosofía Samkhya (una de las seis escuelas ortodoxas de filosofía de la India) y yóguica, se considera que existen las tattvas, que son cualidades o propiedades que forman parte de toda materia. Hay 5 tattvas que dan lugar a cualidades en el cuerpo físico y todo aquello que experimentamos. En el cuarto chakra son las siguientes:

  • Elemento o tattwa dominante: aire (vayu)
  • Sentido: tacto
  • Órgano del sentido: piel
  • Acción: tocar, agarrar
  • Órgano de la acción: manos

Anahata

Si nos fijamos bien, hay muchas expresiones que muestran esta relación entre sentimiento, emoción, amor y corazón. Citaré algunas:

  • Sentir con el corazón = verdaderamente y sin condición
  • Abrir el corazón = abrirse a dar y recibir, a ser capaz de amar, con sinceridad
  • En amor y compañía = en paz y armonía
  • Por amor al arte = sin recibir nada a cambio, por devoción
  • Hablar desde el corazón = hablar desde el ser verdadero
  • Con el corazón en la mano = con sinceridad
  • Decir algo con tacto = con respeto y diplomacia
  • Cuando alguien habla desde el corazón nos toca = lo verdadero nos llega con profundidad
  • Asuntos del corazón = sobre relaciones y emociones

Me quedo con la frase ‘hacer de tripas corazón’ para explicar porqué decimos que el amor puede combatir el miedo: el amor también es empoderarse, reconectar con tu ser y tu fuerza para superar los temores, a pesar de las heridas, para aceptar y perdonar, para atender tus necesidades sin anteponer siempre las de los demás, para alejar los sentimientos de soledad, rechazo o abandono, para llenar los huecos de la melancolía, la soledad, la tristeza o la depresión y para contrarrestar el odio, la rabia, el apego y la baja autoestima. Cuando se abre el corazón se manifiesta nuestro propósito en la vida y nos liberamos de estos condicionantes negativos.

Nos ponemos la mano en el pecho con un gesto inconsciente para conectar con nosotros mismos, como si supiéramos que allí se aloja la esencia de nuestro ser. No es sorprendente que en las culturas antiguas se creyese que el alma está en el corazón. Me gustaría acabar con otro dicho: ‘A dónde el corazón se inclina el pie camina’. El Amor guía.

Be First to Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: