Skip to content

Tao y energía según el Maestro Mantak Chia

El Chi es un término chino para denominar la energía. El Tao es toda una escuela de vida que se basa en gran parte en el Chi como elemento clave para la salud. Este artículo se basa en las enseñanzas de Mantak Chia para mantener la fluidez de la energía.

Retomando la publicación ‘Tao básico según el Maestro Mantak Chia‘, el Wu Xing establece una relación entre las cualidades de cinco elementos con los órganos del cuerpo, todo un sistema holístico de la Medicina Tradicional China (MTC). En la siguiente tabla hay una relación de cada elemento con sus características:

tabla_5_elementos_annacromatica

Es muy importante conocer los órganos y saberlos localizar. Mantak Chia hace broma sobre ello, diciendo que ‘sabemos muchas cosas, por ejemplo programar y, sin embargo, no sabemos dónde está nuestro hígado, que es algo que llevamos puesto todo el día’. Si quieres cuidar de tu espalda, empieza por saber cómo es: acuérdate de que los adultos tenemos 33 vértebras en la columna vertebral (5 lumbares, 12 torácicas, 7 cervicales) más la región sacra (5 vértebras) y coxígena (4 vértebras).

El Tao distingue 7 bombas (puertas o puntos) por donde pasa y se almacena energía:

  1. Glándula pineal
  2. Bomba craneal (glándula pituitaria)
  3. C7 (vértebra cervical del cuello)
  4. T5 y T6 (vértebras dorsales o torácicas a la altura del corazón y de la glándula timo)
  5. T11 (vértebra correspondiente al plexo solar, páncreas y glándulas adrenales)
  6. Puerta de la Vida o Ming-Men (a la altura del ombligo por detrás, influyendo en bazo y riñones)
  7. Bomba del sacro y coxis (genitales, ano y perineo)

Una forma de hacer fluir la energía por estos puntos es a través de la meditación de la Órbita microcósmica. Es una meditación compleja que recomiendo aprender con un instructor pero, de manera muy resumida, este sería el procedimiento: 

Siéntate relajado en una silla y empieza a visualizar del Chi (energía) en el perineo. Esta energía va subiendo por detrás de la columna vertebral, por el coxis, las lumbares, las cervicales, la cabeza, y da la vuelta por delante. A partir de ahí empieza a bajar por el entrecejo, el corazón, el plexo solar, el ombligo, el pubis… y vuelta a empezar hasta 36 repeticiones.

Se puede realizar de pie, sentados o tumbados. Durante esta práctica, se mantiene la lengua tocando el paladar, pues es un puente de conexión por donde pasa la energía. También existe la Órbita macrocósmica, que es parecida pero más completa, porque trabaja todo el cuerpo hasta las plantas de los pies.

Como ves, el Tao es una disciplina con técnicas que se pueden realizar sentados pero, primero, hay que aprender a sentarse bien en una silla. Muchas veces estamos mal sentados sin darnos cuenta. Es muy común redondear la espalda y reposar todo el peso del cuerpo encima del coxis, pero esto nos puede dar problemas de espalda a la larga, así que toma nota:

  • Siéntate erguido o erguida en una silla sin reclinar la espalda.
  • Imagina que detrás tuyo tienes una colita, lo que Mantak Chia llama una ‘cola de dragón’. Imagina que sale de tu coxis hasta el suelo y te enraizara.
  • Puedes llevar el mentón ligeramente hacia dentro para que se estiren las cervicales. 
  • Mantén los hombros relajados con las manos encima de las rodillas.
  • Trata de notar el apoyo encima de tus isquiones. Los isquiones son unos huesos en la parte inferior de la pelvis. Son los huesos que notamos a través de los glúteos cuando nos sentamos.
  • Una vez tengas consciencia de tu postura y tu base, asegúrate de que estás bien enraizado balanceándote un poco de un lado a otro sobre los isquiones, como si quisieras mover la ‘cola de dragón’.
isquiones
Fuente: Internet

‘Cuando el Chi fluye, la sangre fluye’, Mantak Chia incidía en esta afirmación. Se recita internamente en las fases de reposo después de un ejercicio. Significa que el cuerpo se beneficia cuando activas y mueves el Chi. Si notas un leve calor en la columna cuando practicas la Órbita o cualquier otro tipo de ejercicio y meditación, eso es Chi. A veces, especialmente cuando eres principiante, poner las manos encima de cada punto ayuda a activarlo, por ejemplo, para activar la Puerta de la Vida o Ming-Men ponemos una mano en el ombligo y la otra en espalda, a la altura de éste.

Como yogui, he aprendido diferentes tipos de respiraciones o pranayamas, así que tenía interés en recibir alguna indicación sobre la respiración en varios ejercicios, como el de la Órbita. Le pregunté a Mantak Chia si la respiración es por la nariz o por la boca. Su respuesta fue que existen muchos tipos de respiraciones pero el Tao tiene una regla básica: ‘si hace frío, no respires por la boca’. Es una premisa simple pero de una lógica aplastante. Tengo la sensación de que, a pesar de la complejidad del Taoísmo o de la Medicina Tradicional China, el Tao busca lo natural y lo orgánico sin caer en extremos, sin buscar que el cuerpo se supere a sí mismo, sino que cada componente de éste fluya como el agua por el caudal de un río.

Sin olvidar que una parte de nuestro equilibrio, no solo es corporal, sino que también es mental, y es importante para que todo fluya, Mantak Chia dice: ‘manda tus emociones negativas a la tierra. Tú te liberas y la tierra puede transformarla, si no, no hay nada que pueda crecer’. Se trata de un ejercicio de voluntad, así que, cuando te sientas mal, con miedo, estrés, preocupación, angustia… deja que todo eso caiga, resbale y se escape por tus pies hacia la tierra para que recoja tus desechos y puedas volver a nutrirte y crecer.

Be First to Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: